Aldrete, Bernardo
Varias Antigvedades De España, Africa Y Otras Provincias — Amberes, 1614

Seite: 272
Zitierlink: i
http://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aldrete1614/0302
Lizenz: Creative Commons - Namensnennung - Weitergabe unter gleichen Bedingungen
facsimile
C. i

%*7\ L ib. ii. Cap. si..

dedezir ni alcanzar-En esta plenitud primera vno cíelos que florecie-
ron con gran eminencia fue el glorioíiííimoCecilio.Para conocimié-
to de sus grandes méritos i prerogatiuas conuiene recoger lo poco
que del se halla cscritojporque lo fue lo que en aquella edad se escnuia^,
que no era de todos,{ino de pocos los que se hazia memoria,, i tan cor-
ta por auer tantos^ue merecían , que sus hechos fueíTen notados., que
sino era de los que con grande eminencia se auétajauan, no se ponían
en escrito. A Mi que aun hallar alguna razón, es por la mucha^que vuo
para que se recontassen sus gloriosos hechos 3 i marauillosas virtudes.
Dellas se puede juzgar íi es ageno loquepresumo ipienso,que vuo en
elte gloriólo Doctoral Maestro nuestro.

Tengo por igual piaculo i culpa, quitar a los San&os lo que obra-
ron 3 como atribuirles lo,que no hizieron. Los a¿los de Sancta The-
cía , que se publicaron con titulo de San Pablólos dio por apocry-
de Uptism. phos el Papa Gelalio-i Tertulliano * .• Sci.tnt in Afla prefbyterum, qui
eamfcripturxm conftruxit3 qaajt titulo Pauli de fuo cumtUa,ns3conuiclum2
atque confefsum fe id ¿more Pan ¿i fecifse 3 loco decefiifíe. SanHierony-
\nT^c&hlñ. mo trae e^e luga1'^ dize : Igitur Periodos Pauli ¿r ThecU3 ¿r tot&m ba~
ptizati Leonis sibuUm ínter apoeryphdscomputamos- No trato , íi todo
An- es fabulosojque disputan el Cardenal Baronio,ielPadre Iuan*Lorino.
Sino de lo que mereció la depolicion de aquel preíbytero de Alia , por
1'mfrol i» auer fingido milagros} que no vuo.. Deu¿ se mucho temerla sicción i
aü. Apofr. impostura de milagros 3 que no se hizieron , i que con falsedad se atri-
. ( , binen, donde no los \'uo,como quitarlos donde los vuo notorios.Gre-
inn a finlfi. gorio Nono^iGratiano ^pulieron entre sus decretos por digno de que
* nc.shuj se obseruaíle por todos , aquella sentcncia de San Augustin : Vterque
sms h. y€m ^ ^ ver'ltAtem occultat, & qui mendacium dicit3 qui a ejr Ule pro-
defíe non vitlt3 ¿r ittenocere. defiderat. Aunque eílas palabras se atri-
bulen a San Augustin , se hallan otras, que confirman eítasentencia
en San \Ciá.Yo3Vnum pene crimen nabent,¿r qui falfitaíem promit, & qni
l ^fenttnt. fupprim¡t veritatem-dize /wzi', porque en ningún caso la falsedad es li-
»i¿c.n,atiu cita,i callarla verdad lo puede ser, el mismo San Ilidro i lo trae * Gra-
Mrhurctnr. ciano. Callar el milagro puede auer causi, que excuse la culpa,, pero
zi.q.j. e] qUltarl0 i oceultarlo,toca a falsedad que no es licita.El jurisconsul-
*/t i qui t0 * -Marciano íiéte que la mismaculpa comete, i aííi merécela pena,el
inrat.ss d que enqualquieraescritura falla algo, o lo quita, i borra. I Vlpiano
le^.^orntl igualmente manda castigar^l que cercenare los escudos de oro, como
*t%¿t*- Slue ^os bi¿iere falíbs de otro metal dorándolos , íiendo * cierto, que
j«s i ss.cod, menos daña el que da vn doblón de menos peso.q el que lo da cíe fruile-
ra,oplomo,pero porque en todo es Falsaríoje da y na misma pena.Tu-
uieronestas misma¿ leie.s los Egyptios , ¿refiere las Diodoro SicuJo

llb.

tom. r.
47.c i.
loading ...