Aldrete, Bernardo
Varias Antigvedades De España, Africa Y Otras Provincias — Amberes, 1614

Seite: 593
Zitierlink: i
http://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aldrete1614/0623
Lizenz: Creative Commons - Namensnennung - Weitergabe unter gleichen Bedingungen
facsimile
de Africa. s9$

causauan la mutabilidad; i inquietud de los ingenios Africanos incli-
nados a todo genero de nouedades^ que las produze la tierra: i mas en
los barbaros que no deísean ni tratan de otra cosa.

Elañode ccccxii. hizieron vna lei los dos EmperadoresHono- a.b.n/i.c
rioji Theodosio dirigida Honoratis, & Prouincialibus Africa,en la qualccccxt**
mandaron, Hemclianum hojiempMicum iudicantes digna, cenfuimm au-
cioritate prmrij vt eius refecentur infausta, ceruices^eim quoque fate/lites
pari intentione profequimur. No traeré todo lo que ai en razón desto., l.xuiefm.
ni lo mucho., que se halla en el glorioíissimo Doótor de lalgleíía San Thea~
Auguílin, bailara^ que refiera algo para luz de lo que auia en su tiem-
po. En el qual estaua tan dilatado i estendido el nombre Christiano
en Afaca., quantose vee^ i reconoce de la Collación, o conferencia,
que por decreto imperial de Honorio sehizo en Carthago.,para tratar,
ijconferir entre los Catholicos, i los que no lo eran de la causade la
fee^ííendo estoel año de ccccxi.

El gran Augustino dize., que los Obispos Catholicos que vinie-
ron a esta junta, i congregación fueron dozientos, i ochenta iseis,sin
los viejos, i enfermos,que eran ciento i veinte.De los Donatistas fue-
ron dozientoSj i setenta i nueue, pero que se.entendio^que este nume-
ro era falso, porque los presentes firmaron por los abíentes^i que bla-
zonauan^que.eran con los que no auian venido por impedidos^viej os
i -enfermos mas de quatro cientos. Pero el glonoso Doétar los con-
uence de su falsedad. Conforme a eílo numero fueron los ObisposIni aitD6J
Catkolicos presenteSj i absentes mas de quatro cientos. De ios Dona- /*/.s.\4.Ju-
bilas digamos que fueron dozientos, i setenta i nueue,que confeíTa- in brtunuL
ron, i afirmaron ellos mismos.que eílauanalli.Gran numero por cier- CoUaU dte
to de vnos i otros,i aunque del le quiten ios que eran titulares., o que
padecian otra excepciones , i pueílo que sus dioceíis fueísen mui cor-
tas., i en cada vna de las ciudades vuieíTe su Obispo della^ idesuterri-
toriOj i siendo tan grande elnumerode los Chnílianosconforme al
de los Obispos, con lo qual la religión sevee queeílaua taneílendida,
i esparzida por tantas partes de Africa 3 i sus regiones: Con todo era
grandissimo el numero de los paganos i mucho maior sin compara-
cion,que el délos fieles, i viuian entre ellos muchos,nosolodelos bar-
baros, de losquales eran pocos., o ninguno de nueílra sagrada reli-
gión,sino también délos ciudadanos, i los que viuian en sus aldeas i
territorios. Manifieíta lo eílo el Concilio Africano, que se celebro en
tiempo de Bonifacio primero: donde ai vn canon,que dize:InHantet- t&
idm alia necefitates a religiofis Imperatoribm postulanda, vt reliquia*
tdolorum p¿>romnem Africam mbeant penitus amputar i: nam plerifjue in
lúcis maritimis, atque poffc^io^ib^sdiuerf adhuc errorts tfiiiM iniquitas

Ffff vigeu
loading ...