Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 2.2012

Page: 74
DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2012/0078
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
74

Guadalupe Romero Sánchez

El establecimiento de esta ruta marítima desde 1565 hasta 1815 sería el cono-
cido como Galeón de Manila, Nao de China o Galeón de Acapulco, en defini-
tiva, un itinerario que permitía la existencia de una comunicación regular entre
Filipinas y Nueva España3, y desde allí conectar vía Veracruz con la Carrera de
Indias, favoreciendo y regulando el comercio entre los respectivos continentes.
En el camino de ida el Galeón iba cargado de plata, fundamentalmente
mexicana, metal que era muy escaso y apreciado en China, mientras que en el
camino de vuelta lo estaba de mercaderías asiáticas, entre las que la seda era
muy valorada por su calidad y bajo coste, lo que la hacía muy codiciada en los
mercados europeos y novohispanos. En Acapulco4, por ejemplo, tras la llega-
da del Galeón se celebraba una feria anual, reglamentada desde 1579, evento
que era aprovechado por comerciantes mexicanos y peruanos para abastecerse
de productos orientales que luego se distribuían por tierra hasta México y Vera-
cruz, donde retomaban la vía marítima con destino a España.
El comercio de bienes orientales en el Virreinato del Perú
En relación al tráfico comercial de los productos asiáticos desde Filipi-
nas hacia América hay que tener en cuenta que el auge de estas mercancías en
el ámbito americano hizo que la corona española comenzara desde fechas muy
tempranas las restricciones de estos mercados debido a la competencia que ha-
cían, sobre todo en relación a la industria de la seda en Andalucía. Desde prin-
cipios de los años 80 del siglo XVI se empezaron a enviar buques directamente
desde Perú hacia Filipinas, con la consecuente merma del comercio con la Pe-
nínsula, lo que hizo que en 1587 fuera prohibido el comercio de telas chinas en-
tre América del Sur y Filipinas. Poco después se hizo la salvedad de que a Perú
se podrían importar desde Nueva España, con licencia especial del virrey, las
mercaderías orientales que no necesitaran en México, pero fue reiterada la pro-

3 AA.VV. 1998, y AA.VV. 2003.
4 Cuando se reglamentó el comercio con Filipinas en 1593 se decretó que cada año se envia-
rían desde Manila dos galeones a Acapulco, cargados con 300 toneladas de mercancías cuyo
valor no sobrepasara los 250.000 pesos y en el camino de vuelta a Manila no llevaran más de
500.000 pesos de plata. Sin embargo, estos límites rara vez fueron respetados, sobrepasando con
creces las cantidades fijadas. Ver: El sistema de flotas, comercio y el Galeón de Manila. Depar-
tamento de Historia u vínculos Institucionales. Centro de Estudios Superiores Navales, http://
www.cesnav.edu.mx/foro new/HIstoria/conquista_colonia/pdf/flotas_comercio_galeón_manila.
pdf, consultado el día 05/03/2013.
loading ...