Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Hrsg.]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 4.2014

Seite: 161
DOI Artikel: DOI Seite: Zitierlink: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2014/0165
Lizenz: Freier Zugang - alle Rechte vorbehalten Nutzung / Bestellung
0.5
1 cm
facsimile
Hechos hierofánicos y experiencias místicas

161

Francisco. Durante el antiguo rito de los voladores, los rezos cristianos se entre-
lazan con las “limpiezas” y las ofrendas de los alimentos y líquidos. Los hom-
bres vestidos con atuendos pintorescos danzan y se lanzan desde una altura de
30 metros. 5 hombres suben en un palo, 4 de ellos se sientan en los rincones del
marco, ponen los cables y dan vueltas con el cerco, envolviendo la maroma al-
rededor del palo. El 5o hombre está situado por encima de ellos y danza, toca
un tambor y un flautín. Cuando acaba, los otros se lanzan hacia atrás y con los
pies hacia abajo y las manos extendidas giran en tomo al palo yendo despacio
hasta la tierra junto con la desatadura de los cables.

[Fig. 12. Voladores de Papantla.]


El rito tiene que asegurar la fertilidad y está lleno de símbolos: los hom-
bres que “vuelan” encaman loros que llaman la lluvia hacia los 4 puntos cardi-
nales del mundo y entornan el palo 13 veces cada uno de ellos, es decir en total
hacen 52 círculos, un nombre importantísimo, pues los dos calendarios anti-
guos: el solar y el ritual se unen justamente después del transcurso de ese tiem-
po. Hoy la fiesta en los lugares públicos es una muestra para los turistas, aunque
los verdaderos ritos siguen existiendo en lugares ocultos a los ojos de ajenos.
loading ...