Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Hrsg.]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 5.2015

Seite: 18
DOI Artikel: DOI Seite: Zitierlink: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2015/0022
Lizenz: Freier Zugang - alle Rechte vorbehalten Nutzung / Bestellung
0.5
1 cm
facsimile
18

Miriam Judith Gallegos Gómora y Ricardo Armijo Torres

Desde el Clásico Tardío y hasta antes de la conquista, la producción textil
se incrementaría, mientras que en las regiones donde no se contaba con materia
prima para su elaboración, los textiles se adquirían como mercancía. En víspe-
ras de la conquista las listas de tributos incluían trajes con ciertas característi-
cas, así como grandes cantidades de mantas de diversas texturas, colores y de-
corado. Los tejidos eran un medio de intercambio, una forma de pagar tributo,
y un objeto preciado para regalar. En el siglo XVI se narra que los mayas de
Yucatán intercambiaban ropa, sal y esclavos con las poblaciones de Tabasco y
Ulúa -Honduras-, para obtener a cambio cacao y cuentas de piedra. Los teji-
dos de acuerdo a Landa, eran utilizados para la vestimenta de hombres y mu-
jeres; hacer paños que se situaban en el rostro de los infantes para impedir el
crecimiento de barba, o para colocarlo sobre su cabeza durante el bautizo. Los
mayas también ofrendaban incienso, comida, bebidas y ropas frente a sus ído-
los, muchos de los cuales eran envueltos en paños, que se sustituían periódica-
mente durante las fiestas del mes Pop?
Desafortunadamente, de los textiles prehispánicos mayas sobrevive sólo
una pequeña muestra. Existen aquellos preservados en medios acuosos como
el cenote de Chichen Itzá, Yucatán, o los que se conservaron en algunas cue-
vas de Chiapas. Por lo anterior, las características de los textiles sólo es posi-
ble analizarles a partir de las herramientas para su elaboración; identificando las
áreas de ejecución del hilado y tejido; examinando la representación de telas y
atuendos en manifestaciones plásticas como figurillas, estelas, códices o pintu-
ras murales; estudiando las descripciones históricas del trabajo textil y la vesti-
menta indígena al momento de la conquista; y, especialmente, cotejando la pro-
ducción de tejidos artesanales contemporáneos, donde destacan los realizados
por pueblos mayas de Chiapas, Yucatán o Guatemala.
Las investigaciones más recientes en Jonuta y Comalcalco han evidencia-
do a través de los materiales culturales -agujas, malacates, botones-, que existía
una producción textil local; mientras que las figurillas de barro, principalmente
femeninas,9 10 reflejan algunos de los tipos de vestimenta y adornos que caracte-
rizaban su identidad durante el Clásico Tardío.

9 Landa 1978:35, 39, 46, 58 y 88.
10 Las colecciones de figurillas analizadas corresponden a piezas del “Museo Arqueológico
Profesor Ornar Huerta de Jonuta”, y de aquellas obtenidas en excavación por la autora en dicho
sitio; las figurillas de Comalcalco y su entorno proceden de las excavaciones del Proyecto Ar-
queológico Comalcalco a cargo de Ricardo Armijo Torres. Ambas son investigaciones autoriza-
das por el Consejo de Arqueología del Inah.
loading ...