Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 5.2015

Page: 129
DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2015/0133
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
Panorama de los estudios sobre dechados en México

129

Panorama de los estudios sobre dechados en México
Y SU RELACIÓN CON INVESTIGACIONES EXTRANJERAS
En México son contadas las publicaciones especializadas en la materia,
más allá de breves notas en revistas o portales electrónicos de difusión cultu-
ral en las que se apuntan algunos de los datos que han sido tomado por ciertos:
que los dechados son trabajos generalmente de bordado, realizados por niñas
y señoritas en su hogar o en escuelas, ligados en cierta medida con la idea más
tradicional de la educación de la mujer en México que, a su vez, remite a una
educación de talante religioso. Aunque las obras a las que se refieren estas pu-
blicaciones fueron casi todas realizadas durante el siglo XIX, suelen privilegiar
su análisis en el contexto de los siglos XVI al XVIII.4
Entre las publicaciones que han perfilado el panorama del tema a nivel na-
cional, destacan tres casos principales. El primero de ellos se refiere a la reali-
zada por iniciativa del Museo Nacional de Historia.5 Se trata de un catálogo de
su colección de dechados, a los cuales define como “piezas útiles y cotidianas,
al mismo tiempo que artísticas”6; mismo que fue impreso en blanco y negro, y
presenta un estudio introductorio en el que se centra la atención en el bordado
y la historia de su práctica en México y en él como un elemento de la historia
de la educación de la mujer. Al referirse a los dechados del museo, se preten-
de presentar un análisis de sus características físicas mencionando la cantidad
de obras, los materiales, colores, medidas, técnicas, motivos utilizados, sin re-
lacionar dichos datos con ningún tipo de parámetro espacio-temporal, aspec-
to que resta significación a la información presentada, al no establecer ninguna
pauta para su análisis o comparación. También se brinda información sobre la
procedencia de las obras y se propone que deberían ser consideradas como arte
al exceder “la mera utilidad y [tender] a satisfacer una necesidad humana inte-
lectual, de gusto por la combinación de formas, sonidos, texturas, colores y téc-
nicas, cualidades que sin ser indispensables al ser humano le son necesarias.”7
En uno de los tomos de la colección de libros titulados México en las co-
lecciones de arte, la investigadora Marta Turok, cabeza del Centro de Investi-
gación Ruth Lechuga, especializado en arte popular mexicano, analiza el caso
de los dechados junto con el de otros tipos de textiles “tradicionales” ubica-
dos en colecciones estadounidenses.8 La antropologa apunta datos específicos
4 Como ejemplo, considérense publicaciones de difusión cultural: Los dechados 2010; San-
doval, Flores 2015.
5 Hernández Ramírez 1995.
6 Hernández Ramírez 1995: 43.
7 Hernández Ramírez 1995: 43.
8 Turok Wallace 1994.
loading ...