Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Hrsg.]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 5.2015

Seite: 25
DOI Artikel: DOI Seite: Zitierlink: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2015/0029
Lizenz: Freier Zugang - alle Rechte vorbehalten Nutzung / Bestellung
0.5
1 cm
facsimile
Las figurillas de barro y su atuendo

25

El atuendo de este tipo de figurillas es el más complejo de todas las repre-
sentaciones femeninas que se han excavado en Comalcalco. Incluye un enredo
largo con la orilla bordada sobre el que cae un huípil ligeramente más corto que
hacia los costados. La mujer retratada sostiene en la mano derecha un abanico
de fibras tejidas que recarga contra su pecho. Este elemento era un símbolo de
poder y rango. Ostenta collares de cuentas gruesas, vistosas orejeras y brazale-
tes de varios hilos.
Un elemento importante de este vestido es el bordado del huípil. Walter
F. Morris Jr., investigador de la indumentaria indígena de Chiapas ha estudiado
que el decorado de huípiles actuales tiene una simbología de origen ancestral
que se ha mezclado con la nueva religión y cosmovisión indígena. Existen ele-
mentos que representan estrellas, serpientes o flores; mientras que la disposi-
ción de ciertos diseños identifica un pueblo, e incluso algunos ostentan un bor-
dado que constituye la firma de su creadora.16 En el caso del bordado que se
representa en algunas figurillas de Comalcalco, coincide con un diseño que ac-
tualmente las tejedoras de Las Magdalenas, Chiapas identifican como estrellas.
Por otro lado, también se representaron mujeres de elite en compañía de
infantes. En Comalcalco hay una escena donde están una mujer y un niño de
pie. El pequeño sólo lleva un braguero, mientras que el resto de su cuerpo está
desnudo. La mujer porta un enredo largo y sobre éste un huípil cuyo frente sólo
le cubre el estómago. Lleva un tocado formado con mechones de cabello y li-
stones o tiras de tela. Esta es una representación que refleja la maternidad y la
atención de los infantes, y constituye a la fecha, la única imagen excavada en
el sitio que se relaciona con una actividad doméstica de forma directa. Posi-
blemente hayan sido estas piezas los “idolillos” que usaban las parteras y a las
que se refirió Fray Diego de Landa en el siglo XVI.17 En cambio, en la colec-
ción de figurillas del sitio de Jonuta, existe esta misma composición pero se ob-
servan dos variantes, la mujer sostiene por la mano a una pequeña niña -quien
a su vez sujeta con el brazo una pequeña figura, quizá su muñeca-; mientras que
otra pieza representa una mujer sentada que tiene recostado en sus piernas a un
pequeño que porta sólo braguero y un tocado con la representación de la cabeza
de un venado. La mujer de elite de Jonuta es frecuente encontrarla vestida con
una prenda peculiar: una especie de paño ancho que le cubre el cuerpo desde las
axilas hasta debajo de las pantorrillas, complementando su atuendo con joyería
abundante y diferentes tocados [fig. 11],

16 Morris 2000:108-109.
17 Landa 1978:48, 50.
loading ...