Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 7.2017

Page: 64
DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2017/0068
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
64

Daniela Lucena

no la calidad plástica o la concurrencia al Salón el parámetro que se utiliza para
elogiar a condenar sus producciones artísticas.
Siqueiros y el muralismo en los años 30
La vida cultural del comunismo argentino en los años 30 es más amplia e inten-
sa que en la década anterior. Pese a las violentas persecuciones que sufren los
comunistas en aquellos años y a la clandestinidad en que se desarrollan la ma-
yoría de sus iniciativas varios escritores y artistas plásticos intervienen en pu-
blicaciones y acciones vinculadas al PCA.
Son años en los cuales acontecimientos mundiales como la crisis del capitalis-
mo, el ascenso del nazismo en Alemania, la guerra civil en España o los sucesos
ocurridos en la Unión Soviética generan el pronunciamiento de los intelectuales
y artistas y suscitan la existencia de planteos políticos en sus publicaciones. Es-
tas posiciones, a su vez, van delimitando en muchos de ellos compromisos es-
téticos e ideológicos más definidos que en épocas anteriores.
En relación con lo artístico, los principales contenidos que atraviesan sus polé-
micas refieren a las relaciones entre arte y revolución y la función del arte y los
artistas. En este sentido, se destaca la circulación de la revista Contra, una pu-
blicación cultural filocomunista aparecida entre 1932 y 1933, dirigida por Raúl
González Tufíón y administrada por un miembro del PCA, Bernardo Graiver.
Si bien Contra se ubica por fuera de la estructura del PCA sus páginas traducen
la consigna de lucha de “clase contra clase” motorizada por el Partido y desde
ellas se impulsa la creación de sindicatos obreros alternativos para los escrito-
res de izquierda. La renovación formal y el experimentalismo estético son acep-
tados en Contra siempre y cuando se encuentren al servicio de la revolución y
el cambio social.
De hecho, Contra dedica su tercer número a David Alfaro Siqueiros, quien con
sus declaraciones a favor del arte revolucionario y su obra plástica militante
aparece en aquel momento como el paradigma del artista comprometido. El ar-
tista mexicano había arribado a Buenos Aires el 25 de mayo de 1933, invitado
por la Asociación Amigos del Arte para dar un a serie de conferencias y realizar
una exposición individual, pero sus radicales declaraciones sobre el sentido so-
cial del arte y la situación de las instituciones burguesas provocaron la cancela-
ción de su tercera conferencia y la clausura de su exposición.
Las páginas de Contra reproducen el texto Plástica Dialéctico-Subversiva, don-
de Siqueiros expone su programa estético y político, proyectando la situación
loading ...