Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 7.2017

Page: 72
DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2017/0076
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
72

Daniela Lucena

Pesaba en el partido la gente de, digamos, la derecha en el arte, los que
nosotros criticábamos. Ellos tenían que hacer su contribución con las
obras y esas obras se vendían y era un ingreso que tenía el Partido.33
No obstante, las páginas del periódico Orientación muestran varias co-
laboraciones de los artistas concretos entre 1944 y 1947. El Partido demanda
a los artistas comunistas (y no solo a los concretos) distintas producciones vi-
suales para su periódico, pero en los jóvenes vanguardistas estos pedidos ge-
neran una enorme contradicción, dado que se les solicita ilustraciones figurati-
vas, y no pueden publicar ninguna obra que responda a la poética concreta en
la prensa partidaria. Juan Alberto Molenberg, miembro de la AACI “compa-
ñero de ruta” del comunismo local, colabora en aquella época con unos dibu-
jos, para ilustrar una nota del líder del Partido, Rodolfo Ghioldi. Con respecto
a esas contribuciones el artista afirma que esta situación les generaba enormes
contradicciones internas:
era una tensión que no la podíamos asimilar. Y eso después, en la vida,
te resultaba molesto. Porque yo estaba en la duda: ¿qué importa más, el
arte concreto o el Partido? Porque si entro al Partido voy a tener que ha-
cer figuras como las hacen en Rusia, para ver quien logró esto y quien lo-
gró aquello, y si acá no se logró nada... y claro, sin figuración no podes
mostrar lo que el Partido quiere, y yo creo que el Arte Concreto sí tiene
una función social, pero con un aspecto totalmente distinto del que dicen
los neorrealistas.34
Maldonado mismo colabora con un trabajo figurativo, realizando un mu-
ral enorme con un retrato del dirigente comunista Rodolfo Ghioldi para deco-
rar el fondo del escenario del Luna Park, en ocasión de un acto partidario. Esta
práctica fue vivida por el artista como una de sus “ultimas concesiones”35 figu-
rativas al Partido Comunista. Sin embargo, sus contribuciones gráficas con la
prensa partidaria continúan durante un tiempo más, aunque adquieren una for-
ma diferente. Ya no son retratos ni obras figurativas, sino que el artista recurre
a una técnica mucho más afín a sus inquietudes y búsquedas estéticas: el foto-
montaje, procedimiento que consiste en la utilización de la fotografía como un
medio plástico, en el cual la disposición combinatoria de las fotos reemplaza la
composición de la imagen mediante el dibujo.

33 Espinosa 2004.
34 Molenberg 2001.
35 Molenberg 2001.
loading ...