Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 3.2013

Page: 149
DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2013/0153
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
ARTE POPULAR, ARTE INGENUO Y ARTE FIGURATIVO... 149



omnienvolvente, hasta expulsar del cuadro cualquier rastro de sombras
propias y sombras proyectadas'*.

Así, a Bárbaro Rivas se lo puede considerar en sí mismo y de acuerdo
a una propia definición que nos deja el artista, que él concebirá al arte como
una naturaleza propia y del mundo. Aquella que se mueve por el camino de una
experiencia devenida en condición metafísica. Desde esta perspectiva lo mira-
mos cuando afirma “Yo nací pintando. Lo mío es un don de la naturaleza (...)
Yo dejaré de pintar cuando me muera y cuando no vuelva a soñar”>. Pero este
subsumirse como un médium entre la naturaleza y la pintura aparecida en el pa-
pel o en la simple cartulina escolar, no lo llevó a considerar la obra pictórica
como un cuadro que debe representar lo “bello”, al contrario en Rivas siempre
estuvo ausente este concepto apoyándose en “franca rebeldía frente a las nor-
mas convencionales”'* en el sentido de seguir un modelo canónico, que se halle
reglado por la “belleza”, por lo que nos llega a atribuirnos una renovación del
lenguaje pictórico y a la vez del tratamiento de la forma y el espacio.

Este alejamiento de lo canónico, está ausente simplemente porque Bár-
baro Rivas, no conocía, ni tenía noción alguna sobre un concepto que refiriera
a lo plástico. Pintaba porque era algo que le venía de “Dios”7. Puesto que ade-
más, su arte nunca estuvo condicionado a contraer contrato con la intención de
divulgar su obra como si fuera tal. Al contrario apenas ser un modo expresivo
devenido de su propia fe, demostrando así, tener una sensibilidad artística pura.
Los valores pictóricos de la obra están signados por esa sensibilidad expresiva
que aparece en su vida diaria.

La pintura adquirió en y desde Rivas, ya lo hemos aseverado, un nuevo
modelo expresivo para el arte venezolano, que a la vez responde a una estruc-
tura bidimensional y que de pronto la misma se expolia desde un mundo inte-
rior hacia un mundo exterior.

Ahora bien, de dónde proviene esta raíz “invencional”, de qué lugar pro-
venía en Bárbaro Rivas esa manera de enfrentarse al cuadro. Para Rivas la obra
está revestida por una condición que primaba fundamentalmente: pintar requie-
re una fuerza interior, una cierta pureza humana, para ser pintor hay que borde-
arse de una condición mística. Esto significa que Rivas mira antes que nada la
cuestión viva frente a lo imperiosamente inútil. Es por ello que para él su único
legado era vivir, simplemente; y eso sólo podía hacerlo a través de la pintura,

14 SALVADOR 1992: 8.

5 La cita de Bárbaro Rivas, pertenece al texto de Miarahé Pabón del Diario El Nacional de
1967, pp. 8-12, SALVADOR 1992: 6.

16 SALVADOR 1992: 22.

'7 Palabras del propio Bárbaro Rivas.
loading ...