Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 3.2013

Page: 47
DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2013/0051
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
MANT O: PINTURAS RUPESTRES EN UN LUGAR DE TRANSITO... 47



tas en hilera y con las manos unidas. Llevan tocados y sus pies están orientados
hacia la izquierda del observador, sugiriendo que se encuentran en movimien-
to. Debajo de esta micro-escena fue dibujado un hombre caído, con los brazos
levantados y el cuerpo atravesado por lo que parecen ser lanzas o dardos (figs.
Sla y 51b). Otros antropomorfos de forma y tamaño similar, pero con los bra-
zos flexionados hacia arriba, son apenas visibles y están destinados a desapare-
cer bajo la capa negra de moho que se expande por los costados. Cerca del bor-
de inferior del panel encontramos un conjunto de camélidos de color naranja y
otro de color rojo sujetados por un hombre con una soga (figs. 52a y 52b). Es-
tos camélidos corresponden a un patrón estilístico diferente al de los camélidos
de los subsitios 1, 3 y 4, pues tienen cuatro extremidades dispuestas de tal ma-
nera que insinúan movimiento. Un pequeño camélido rojo encima de las figuras
anaranjadas corre hacia la derecha, dando grandes zancadas.

En el lado derecho de la sección B, la humedad ha hecho estragos en las
pinturas que son ahora apenas discernibles. Sólo sometiendo las fotografías al
mejoramiento digital se logró ver la gran cantidad de figuras zoomorfas y an-
tropomorfas que ocupan este área, algunas superpuestas sobre otras y algunas
formando escenas. Los motivos que más saltan a la vista son, en el lado dere-
cho, un símbolo solar asociado a una hilera de camélidos en fuga (fig. 53) y una
conglomeración de círculos, tres de ellos dispuestos en pares (fig. 54). También
se distinguen, aunque ya muy diluidas, hileras de camélidos en movimiento, su-
perpuestos por otros más estáticos, así como figuras humanas de distintos tama-
ños, muy esquematizadas, de tinta plana o delineadas; algunas llevan túnicas.
Uno de los camélidos es jalado por un individuo. Encima de estas escenas hay
dos hileras de seres humanos unidos de las manos. Todos los camélidos de la
Sección B comparten los mismos rasgos formales (cuatro patas, una o dos ore-
Jas, tronco rectangular), con excepción de dos en el
lado izquierdo, que son de tipo lineal y mucho más
estilizados, por lo que se puede deducir que fueron
agregados en una época posterior (fig. 55).

[Fig. 43. Farallón con las pinturas del subsitio M5.]


loading ...