Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 8.2018

Page: 145
DOI issue: DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2018/0149
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
"LOS ARGENTINOS DESCENDEMOS DE LOS BARCOS"

145

un sistema de pensamiento occidental residual de la pasada colonización, acen-
tuado en la colonialidad epistémica, del saber y del ser. Este pensamiento deri-
vado, “colonializado” [acépteseme el neologismo], heredero del reduccionismo
modernista europeo, conlleva en sí mismo una basa fundamental, la del racismo,
tal como afirmara el poeta y político martiniqués Aimé Césaire en su Discurso
sobre la negritud (1987)7 8 y luego retomaran otros teóricos más adelante. Si el
euroccidentalismo* dominante comienza con la modernidad -en plena coloni-
zación de América Latina- y continúa más adelante con su vertiente humanista,
no ha de sorprendemos la persistencia de su influencia como sistema de pensa-
miento vigente aún hoy en día, a pesar de los esfuerzos prácticos e intelectuales
realizados para contrarrestarlo desde las décadas de los ’60 y ‘70. Un caso desta-
cable es el del filósofo Enrique Dussel y su filosofía de la liberación9, el cual in-
citaba a deshacemos de esta herencia, a desidentificamos de esa matriz colonial.
No obstante ello, Pedro Pablo Gómez y Walter Mignolo, en su catálogo de la
exposición Estéticas decoloniales (2012) describen claramente esta encrucijada
en la que se encuentran las comunidades que han sido presa de la colonialidad,
La emergencia de las estéticas decoloniales, junto a la decolonización del
saber, el ser y la misma naturaleza, ha sido y sigue siendo cultivada por
comunidades, grupos e individuos que, al ser puestos en condición colo-
nial, han sido subordinados, “racializados”, invisibilizados, y negados de
múltiples maneras, en cada una de las dimensiones de la matriz moder-
no/colonial del poder.10
He ahí la dificultad para desligarse de esta matriz, pues esa matriz colonial
sigue produciendo subjetividades, no solo por la presencia de la colonialidad
de poder y sus formas de dominación y explotación, por la colonialidad episté-
mica y el rol de las epistemologías, y por la colonialidad del saber y sus formas
de producción y reproducción del conocimiento, sino que también por la expe-
riencia vivida. Esta experiencia vivida, que nos remite a la obra Franz Fanón,
surge a través de la colonización en un primer momento y la posterior colonia-
lidad y su impacto en el lenguaje, que deriva en la constitución de subjetivida-
des, hecho que da lugar a la especificidad de otra colonialidad, la colonialidad
del SER que teorizara Nelson Maldonado Torres.11 Como ya hemos menciona-
do, esta es una de las más difíciles de desarticular para deshacemos o desiden-
tificamos de este legado residual colonial para crear unas nuevas matrices. Tal

7 CÉSAIRE 2006 [1987]: 87.
8 Como lo denomina el filósofo Samir Amin en: Césaire 2006 [1987]: 95.
9 Dussel 1977.
10 Gómez, Mignolo 2012: 17-18.
11 Maldonando-Torres 2007: 127-167.
loading ...