Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 2.2012

Page: 123
DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2012/0127
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
La dinámica cultural de una sociedad mediante. ..

123

Ilha do Governador - La historia de los benedictinos en la Ilha do Gover-
nador, en donde funcionó el ingenio de azúcar de la Virgen de la Candelaria,
comenzó en 1695 con el recibimiento de una gleba donada por Manuel Fran-
cisco Fernandes Franco. Con el fin de dar una buena acogida a la Familia Real
Portuguesa, los hijos de San Benito prepararon en este sitio digna morada, en
donde Don Juan VI pudiera reposar de vez en cuando con su prole. Ese mismo
edificio fue igualmente utilizado por una parte de la comunidad monástica en-
tre 1824 y 1831 durante la ocupación del monasterio por las tropas del ejérci-
to37. En el siglo XX fue expropiada por el gobierno federal, con el fin de alocar
el aeropuerto internacional.

III. La casa de esclavos benedictina fluminense

Los primeros contactos de los monjes fluminenses con los cautivos de ori-
gen africana se dieron al inicio de la fundación del monasterio, cuando los por-
tugueses residentes en aquellas cercanías socorrían a los religiosos cediéndoles
sus criados para los más diversos fines38.
Un monje y un esclavo - Un dato sui generis relacionado al servicio escla-
vo en el claustro es el hecho de que las Constituciones de la primitiva Congre-
gación luso-brasileña permitía que cada monje poseyera uno de estos siervos.
Inicialmente la condición para adquirirlo era la de que el beneficiado ya tuviera
al menos 20 años de vida religiosa. Bajo el antiguo régimen, el monasterio era
servido casi exclusivamente por siervos del sexo masculino. Sólo las cautivas
que ya tuvieran más de cincuenta años de edad podían adentrar en la clausura
para la prestación de servicios39. Con la creación de la Congregación brasile-
ña de 1827, la vida monástica de la América portuguesa respiró más libremente
y tomó nuevos rumbos. El primer Capítulo General de la nueva congregación,
reunido en 1829, acortó para doce años el tiempo de vida religiosa exigido para
la adquisición de un esclavo particular40.
Condiciones sociales - En general, las noticias que se tienen de los escla-
vos benedictinos en Brasil son escasas e incompletas, lo que imposibilita una
estadística exacta de cada periodo y consecuentemente del cómputo general. Lo
cierto es que el número aumentaba de acuerdo con la prosperidad del patrimo-
nio monástico. De las haciendas benedictinas a lo largo de la costa fluminense,

37 Rocha 1991: 75.
38 Rocha 1991: 30.
39 Rocha 1991: 87.
40 Rocha 1991: 87.
loading ...