Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 2.2012

Page: 193
DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2012/0197
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
La extracción de la piedra de la locura

193

En vista de este nuevo universo al que nos acerca Téllez, descubrimos que
éste nos llama la atención sobre la persistente y locuaz idea de la cultura occi-
dental de que lo necesariamente «bello» debe pasar sólo por el óculo de lo razo-
nable y la concordancia que atraviesa a su receptor. Y aquél que no sea capaz de
‘ver’ lo bello puede llegar a ser considerado como un ‘lunático’, como un fuera
de lugar, como aquél que está fuera de orden.
El sentido moral de la belleza del arte, atañía a la ruptura del sentido como
un acto injurioso, por lo tanto fuera de toda expresión de cordura. En ese mismo
año (1996) un poco antes de la instalación a que estamos haciendo referencia,
puesta en el Museo de Bellas Artes y posteriormente en el Ateneo de Valencia,
Javier Téllez participó en la muestra colectiva «January Show» de Silverstein
Gallery llevada a cabo precisamente en el mes de enero de ese año. En esta ex-
posición colectiva presenta su trabajo «The Lunatic»12 (1996) el cual efectiva-
mente ya nos traía una reminiscencia de su expresión estética. En este caso no
se acerca a los elementos de la obra de Hieronymus Bosch, sino de Francisco
de Goya, y en especial entre muchos otros, el dibujo en lápiz blando, intitula-
do como: «Loco furioso»13 (1824-1828). Téllez aborda aquí (como en la mayor
parte de sus trabajos también) que este sentido de ‘ver’ para el arte, no es mues-
tra de la responsabilidad que traen nuestros pensamientos, por lo tanto tampoco
es garantía de tener reservada una conducta intachable. Y entonces pone sobre
el tapete una vez más temas como la iniquidad, lo injurioso, lo inmoral, entre
algunos otros, lo cual no son o no representan expresiones de la cordura, sino
básicamente de los límites que existen en el ‘entre’ (ya lo hemos afirmado an-
tes) esa locura y esa cordura.
Si lo observamos detenidamente de primera mano no se tiene conocimien-
to del porqué el personaje en el cuadro de Goya está tras los barrotes. Supo-
nemos que está atacado, afectado por algo que resulta más poderoso que su
cuerpo, y que vive en él o dentro de su cuerpo. Es un «Daimon», un hombre po-
seído, o que como mínimo está fuera de sus cabales (veamos la imagen que si-
gue a continuación).

12 Javier Téllez, ‘The Lunatic’, Técnica Mixta: Instalación y performance contentiva de dos
‘artefactos’: jaula y casa de gallinas (New York: Silverstein Gallery, 1996).
13 Francisco De Goya, ‘Loco Furioso’, Soporte: papel verjurado, puntizones de 25-26 mm.
(Técnica: lápiz blando) (19.3 cm x 14.5 cm; España, 1824-1828).
loading ...