Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Hrsg.]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 3.2013

Seite: 62
DOI Artikel: DOI Seite: Zitierlink: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2013/0066
Lizenz: Freier Zugang - alle Rechte vorbehalten Nutzung / Bestellung
0.5
1 cm
facsimile
62 RAINER HOSTNIG



FUNCIÓN Y SIGNIFICADO

Ecológicamente, en Mant'o se da la transición del piso yunga al quechua,
lo que implica un cambio drástico en la disponibilidad y el aprovechamiento
de los recursos.

La concentración de sitios rupestres en el lugar debió estar relacionada
con su importancia estratégica y ritual-religiosa. Por la zona pasa un importan-
te camino precolombino que une la tierra cusqueña con la selva amazónica. En
Mant'o confluyen dos importantes rios, el Lares y el Amparaes, formando el
rio Yanatile. En las alturas de Manft'o se practicaba un sistema de producción
agrícola-ganadero basado en tubérculos y granos (maiz y tarwi) así como en la
crianza de camélidos; en el valle templado del Yanatile se producía coca, maíz,
ají y frutas, cultivos controlados probablemente por pobladores de la parte an-
dina, mientras que más abajo debió comenzar el territorio de pueblos amazóni-
cos dedicados a la caza, la recolección y probablemente también, a la agricultu-
ra trashumante. Mant o se ubica justamente en la mitad de la ruta entre las abras
de Lares o Amparaes (4,300 m.s.n.m. y 4,600 m.s.n.m., respectivamente) y la
zona cálida del valle de Yanatile (1,000—1,500 m.s.n.m.).

Culturalmente, Mant'o debió constituir la frontera entre los mundos andi-
no y amazónico. El paisaje sobrecogedor, conformado por abruptas montañas,
densa vegetación, ríos caudalosos, una caída de agua impresionante sobre la ri-
bera derecha del río Amparaes, debieron haber inspirado un profundo respe-
to en los grupos humanos que por distintos motivos transitaban por esta ruta al
“Antisuyo”, o que ocupaban la zona durante los siglos anteriores a la llegada
de los españoles.

Mant'o no solo parece haber sido un lugar sagrado en donde los grupos
humanos que controlaban la zona o transitaban por ella practicaban ceremo-
nias propiciatorias y rituales invocando a los espíritus de las montañas, al sol
y los seres mitológicos del mundo amazónico y andino como el amaru y el fe-
lino, sino, también, por estar ubicado en el medio de una de las rutas principa-
les de acceso a la selva cusqueña, un lugar concurrido por los caravaneros y sus
recuas de llamas cargueras que transportaban bienes de la zona selvática hacia
el valle del Willkamayo (Vilcanota o Urubamba) y hacia Cusco y viceversa.
Mant o, por su ubicación limitrofe entre el mundo andino y amazónico, pudo
tambićn haber sido un lugar de encuentro entre los pueblos de ambos lados de
esta frontera natural, cultural, politica e ideológica.

En el capitulo sobre los idolos y wakas de los Antisuyos, Guaman Poma
de Ayala”' nos informa que los indios del Antisuyo adoraban al otorongo y que

21 PoMA DE AYALA 1987: 260.
loading ...