Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 4.2014

Page: 76
DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2014/0080
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
Ewa Kubiak

76

yorativos que determinan el término el “estilo jesuítico”, los debemos cierta-
mente a la crítica política y a la organización de la orden que apareció ya en el
siglo XVIII, algún tiempo antes de su disolución. En el espíritu de la Ilustra-
ción, el catolicismo fue percibido como una religión pomposa de los rituales,
nociva y desaconsejable o que exige profundas reformas y la Compañía de Je-
sús como su instrumento.
Por otro lado, la presencia general de esta denominación en la literatura
científica (en diversos contextos) se asocia ora con la falta de acuerdo con su
aplicación ora con el estereotipado tratamiento de la arquitectura jesuítica como
formalmente homogénea. Y al mismo tiempo puede ser también el resultado de
demasiada importancia dada a la obligación de consulta y la aprobación de los
planes y proyectos de la construcción por Roma.
La primera persona que presentó la crítica del estilo jesuítico fue Joseph
Braun45. Podemos seleccionar cuatro maneras básicas del entendimiento del
término “estilo jesuítico”. Resulta que los elementos formales que decidieron
sobre la denominación “el estilo jesuítico” de los edificios establecidos a veces
sorprendentemente se excluyen mutuamente, sobre todo es muy inquietante cu-
ando los jirones de interpretaciones diferentes son recogidos en una definición.
Se puede entender el concepto del estilo jesuíta como la riqueza de for-
mas y decoración o todo lo contrario, como la modestia y la austeridad. Tam-
bién se puede tratar no como forma sino que como una manera de construcción
típica para jesuítas, es decir modo nostro y la acomodación en la arquitectura.
Finalmente, lo que más nos interesa, es que otro entendimiento del estilo je-
suítico supone la imitación de la forma de la iglesia principal de los jesuítas en
Roma. En muchos diccionarios y publicaciones podemos encontrar la informa-
ción, que el templo II Gesú, y después también la iglesia San Ignacio, consti-
tuían el modelo, que después fue imitado. Como ejemplos podemos enumerar
las menciones en “Mayers Neues Lexikon” de 1962 o en “Lexikon der Kunst”
de 197146, como también en la edición posterior de 199647. Las definiciones
acaban de ser unívocas - del mismo vocablo podemos también enteramos que
la adaptación a las tradiciones locales era característica de las edificaciones je-
suítas. En la enciclopedia portuguesa, que repite las noticias de los lexicones
alemanes, leemos:
Considera-se igreja prototipo de Efstilo] JfesuitaJ o Gesú, de Roma,
fundaęao do Cardenal Alexandre Farnésino, comenęando-se a obra em
1568. A trapa é da Vignola, más veio a ser complicada de ornatos por
Giácomo della Porta, que prosseguiu a obra comeęada. T[am]b[em], em
45 Braun 1914: 545-551.
46 Paszenda 2000: 170.
47 Jesuitenbauten 1996: 535.
loading ...