Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 8.2018

Page: 52
DOI issue: DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2018/0056
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
52

Malena La Rocca

control sobre la producción cultural y artística en el que participaron tanto or-
ganismos estatales (ministerios, secretarías, dependencias policiales) como pa-
raestatales (servicios de inteligencia, fuerzas parapoliciales) y civiles (medios
de comunicación e instituciones privadas, etc.). Pero fue a partir de 1976 que
este discurso -fundado sobre una intencional ambigüedad- se amplió y siste-
matizó haciéndolo apto para ser aplicado en cualquier situación según el arbi-
trio de los funcionarios de turno. Además el accionar de estas organizaciones se
dio en el marco de un estado de represión interna donde coexistía una estructu-
ra dual de represión legal -las cárceles- e ilegal/paralegal -en los más de 340
centros clandestinos de detención que funcionaron entre 1976 y 1983 a lo lar-
go del país.
Siguiendo a Pilar Calveiro* * * * * * * 10, si el terror se propagó más allá de los límites
de los campos de detención y exterminio, su poder y su capacidad de paralizar
al conjunto de la sociedad no fueron absolutos. Se produjeron fisuras y alterna-
tivas, espacios de negociación, riesgo y confrontación, mutaciones de la acción
política. En términos de Brocato11 12, en aquellos años surgieron y/o tomaron ma-
yor visibilidad pequeños espacios de actividad cultural: grupos teatrales, revis-
tas under, talleres literarios, exposiciones de artistas plásticos, que generaron
espacios de encuentro y de intercambio alternativos a los que fomentaba el ré-
gimen militar y que reunieron algunos átomos dispersados por el embate repre-
sivo que no implicaba comportamientos sociales u objetivos políticos delibera-
dos contra el régimen.
Dentro de estas iniciativas culturales (sumamente heterogéneas) inscri-
bo las prácticas estético-políticas del Tit y de Cucaño. El Tit surgió en 1977
en Buenos Aires a partir de una iniciativa de Juan Carlos Uviedo’2: fundar un
laboratorio abierto de investigación y experimentación dramática, actoral y

sucediéndose en el poder tres dictadores: Juan Carlos Onganía (1966-1970), Roberto Marcelo
Levingston (1970-1971) y Alejandro Agustín Lanusse (1971-1973). Acosada por una insurrec-
ción popular creciente y generalizada, entre las que se destacaron el Cordobazo y el Rosariazo,
la dictadura organizó una salida electoral con participación del peronismo (aunque impidiendo la
candidatura de Juan Domingo Perón exiliado después de su derrocamiento en 1955), en 1973, en
la que triunfó precisamente el candidato peronista Héctor J. Cámpora quien renunció para permi-
tir nuevas elecciones libres, en las que triunfó Perón con el 62 % de los votos.
10 Calveiro 2008: 117.
11 Brocato 1986: 152.
12 Juan Carlos Uviedo (1939-2009) fue un artista escénico experimental santafesino. Actor,
director, escritor, dramaturgo, formó grupos en España, Portugal, EE.UU., Guatemala, México
y Argentina que siempre terminaban con la expulsión, deportación, encarcelamiento de Uviedo.
En 1977, luego de un intenso periplo por Centro y Norteamérica, Juan Carlos Uviedo fundó el
Tit en Buenos Aires. Pocos meses después fue detenido por tenencia de marihuana y, luego de un
año de cárcel, se exilió en San Pablo, Brasil. Sobre Juan Carlos Uviedo, puede consultarse: De-
broise, Longoni, La Rocca 2015.
loading ...