Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Hrsg.]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 8.2018

Seite: 59
DOI Heft: DOI Artikel: DOI Seite: Zitierlink: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2018/0063
Lizenz: Freier Zugang - alle Rechte vorbehalten Nutzung / Bestellung
0.5
1 cm
facsimile
Entre rituales fúnebres y movilizaciones de protesta

59

mentaba. Según el Tit, la juventud era objeto de una pedagogía de poder de un
régimen represivo que no sólo desaparecía personas, sino que -como proponen
Gociol y Invemizzi32- buscaba erradicar ideologías, símbolos y valores.
La crítica estética como parodia
“... el teatro no es el reflejo de la realidad sino la realidad de un reflejo” comen-
zaba el programa de mano de La insurrección de las liendres (Poema Épico)
ópera bufa desarrollada durante la II muestra de Teatro Rosarino33 en diciembre
de 1981 con la que Cucaño se presentó como un grupo de teatro. Según recuer-
da Carlos Ghioldi34, la obra comenzaba con una escena melodramática entre un
joven de una villa miseria que se enfrentaba a su padre porque había dejado a su
novia embarazada pero finalmente se reconciliaban estrechándose en un abra-
zo. Al finalizar la escena, un hombre corriendo pedía a gritos que se desaloja-
se el teatro de manera urgente porque en la ciudad había una terrible insurrec-
ción de liendres que querían tomar el poder. En la calle se acercaban diecisiete
hombres-liendres arrojando panfletos y arengando a los espectadores a que in-
gresaran nuevamente al teatro. A lo largo de las dos escaleras que desemboca-
ban en la sala varios de los hombres-liendres se ahorcaban, otro pedía auxilio.
El Tit no había sido invitado al II Encuentro de las Artes35, si bien había
participado en la primera edición, rememoraba Marta Cocco y relata que du-
rante un intervalo del festival actores del Tit irrumpieron en la sala: abrieron las
puertas de par en par y marchar como en una procesión religiosa. Cuando las
luces del teatro se encendieron, desplegaron banderas y pancartas transforman-
do la procesión en una movilización política. Recitaban un discurso: “En el acto
cargado de solemne teatralidad, al cumplirse nuevamente indistintamente orde-
nado en el tiempo el entierro de la juventud. Rescatando la representación y su
32 Gociol, Invernizzi 2002: 109.
33 La muestra estaba organizada por la Federación Argentina de Grupo de Teatro (FAGT) y se
realizó en la Sala Mateo Booz del 3 al 15 de diciembre de 1981. En el diario rosarino “La Capi-
tal” el 14 de diciembre de 1981 se publicó una reseña del evento.
34 Testimonio de Carlos Ghioldi en base al cual se reconstruyó la acción, en: ARIAS, RODRÍ-
GUEZ, TOMÉ 2003: 23.
35 Festival independiente organizado por la agrupación trotskista Pst. La primera edición se
realizó entre el 10 y el 20 de noviembre de 1980 en el Teatro Picadero, mientras que la segunda
se realizó el 15 de noviembre de 1981 en el Teatro Margarita Xirgu de la ciudad de Buenos Aires.
Según recuerda Sava -que participó en ambas ediciones- “El Encuentro de las artes, por enci-
ma de las rupturas conceptuales y formales del teatro era más bien un encuentro político, se con-
vocaba a gente que estuviera en una línea de avanzada del teatro pero no necesariamente tenía
que haber rupturas estéticas. Más bien era una convención de artistas comprometidos en luchar
contra la censura. Entrevista a Alberto Sava realizada por Ana Longoni y Lorena Verzero, 2013.
loading ...