Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 8.2018

Page: 78
DOI issue: DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2018/0082
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
78

María Laura (Malala) González

a partir del advenimiento democrático19. Estos espacios -sótanos, locales, ba-
res- resultaron claves para la manifestación de las nuevas tendencias artísticas
-musicales y teatrales- de diferentes grupos emergentes20 que fueron capaces
de generar un panorama heterogéneo en la ciudad, compuesto de múltiples mi-
cropoéticas teatrales.21 En Cemento, LON logró consagrarse como un grupo
vanguardista en relación con las nuevas tendencias teatrales que comenzaban
a aparecer y a poblar la cartelera porteña de aquellos años. Aun cuando fuesen
varios los grupos que transitaban esos mismos espacios periféricos durante las
noches porteñas, estos se diferenciaban de LON por emplear otro tipo de téc-
nicas, ligadas al humor, a la improvisación, al clown, a la poesía, e incluso por
transitar otros formatos de sketch o de varíete.
En este sentido, podemos decir que fue la crítica periodística la que le
asignó a LON esa reubicación dentro del campo teatral. A partir de su perma-
nencia en cartel y éxito de convocatoria, fueron varios los periodistas que intri-
gados por lo que ocurría en Cemento semanalmente, fueron convocados a vivir
la experiencia en primera persona. Desde ese momento, la crítica se percató de
la existencia de LON (hasta entonces inadvertida) tratando de analizar y con-
ceptualizar si lo que hacían era teatro o no. Tanto la provocación sobre el es-
pectador, como la no delimitación del espacio escénico y la platea, junto con
la falta de palabras que proponían las imágenes corporales construidas, fueron
elementos procedimentales resaltados para notar lo novedoso que tenía esta
propuesta escénica. Una de aquellas críticas decía:
El espectáculo de La Organización Negra, suerte de “tren fantasma para
adultos”, incorpora la violencia no solo como contenido, sino como for-
ma que apunta a desacomodar a percepción del espectador. Sin palabras,
pero ajustándose a un preciso texto dramático, los actores avanzan sobre
el público, amenazándolo, forzando una redistribución de espacios en la
que todos resultan comprometidos en lo que sucede. La fábula propone
un universo gobernado por una represión robótica, máquinas implaca-
bles que torturan a sus antagonistas y engendran nuevos habitantes de ese
sistema gobernado por la tecnología. La representación del mundo pro-
puesta por La Organización Negra no contempla la piedad y su “teatro

19 Nos referimos, entre otros al Parakultural, Centro Cultural Ricardo Rojas, Bar Einstein, Ta-
ller y Medio Mundo Varíete.
20 En material teatral, nos referimos al Clú del Claun, Las Bay-biscuit, el Teatro Malo (de
Vivi Tellas), Las Gambas al ajillo, Los Melli, Los Macocos, Batato Barea, Alejandro Urdapille-
ta y Humberto Tortonese, La Banda de la Risa, el Teatrito y La Cuadrilla, entre tantos otros sur-
gidos dentro de estos espacios. Y en materia musical, podríamos mencionar a Los redonditos de
Ricota, Sumo, Soda Stereo, Los Twist, entre otros.
21 Dubatti 2006.
loading ...