Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 8.2018

Page: 134
DOI issue: DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2018/0138
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
134

Isabel Plante

institución en tanto parte clave de esos “mecanismos” que hacían a la defini-
ción misma de qué era considerado cultura y por lo tanto digno de un museo,
pero se mantenían ocultos.38
Más allá de los motivos coyunturales por los cuales Lublin no concretó la
versión más ambiciosa de su proyecto en Francia, parece poco viable que un
museo parisino se prestara a alojar un proyecto de las características de la rea-
lizada en Chile. En este sentido, Bernard Teyssédre39 argumentaba con humor
que no imaginaba al Musée National d’Art Moderne cediendo uno de sus mu-
ros exteriores para que la gente hiciera grafitis acerca del régimen del presiden-
te Georges Pompidou. Otro museo de arte moderno parisino, el Musée d’art
Moderne de la ville de Paris, pretendía ofrecer una programación más novedo-
sa en su departamento de arte contemporáneo creado en 1967, el ARC (Anima-
tion, Recherche, Confrontation), pero no abandonaba las exposiciones de obras
de arte.40 En líneas generales, las instituciones culturales francesas resultaban
conservadoras para quienes se interesaban por las rupturas artísticas de los años
sesenta con la modernidad.

¿El campo y la ciudad?
Instituciones occidentales y asimétricas
En su libro El campo y la ciudad de 1973, Raymond Williams respondió
desde los estudios culturales a la pregunta acerca de los modos en que el capi-
talismo había transformado la sociedad británica.41 El autor reponía la dimen-
sión simbólica de los términos que daban título a su libro, tal como se presen-
taban en los discursos literarios y sociales. “Campo” y “ciudad” eran a la vez
espacios culturales, escenografías e iconografías históricamente definidas.42 Si
bien el estudio de Williams se centraba en el siglo XIX, el capítulo 24 hacía un
salto al momento de la escritura de ese libro para pensar su contemporaneidad.
Hacia 1973, esas configuraciones de campo y ciudad definidas durante el siglo
anterior podían aplicarse a escala mundial.
Aun si la colonización política se suponía terminada -argumentaba Wi-
lliams- podía decirse que los estados metropolitanos eran al Tercer Mundo lo
que las ciudades habían sido al campo. La promesa del desarrollo -“todo el

38 Lublin 1972.
39 Teyssédre 1975.
40 Tenéze 2004.
41 Williams 2001 [1973].
42 Sarlo 2001: 14-15.
loading ...