Polski Instytut Studiów nad Sztuką Świata [Editor]
Sztuka Ameryki Łacińskiej: studia o sztuce kolonialnej, nowoczesnej i współczesnej — 4.2014

Page: 114
DOI article: DOI Page: Citation link: 
https://digi.ub.uni-heidelberg.de/diglit/aal2014/0118
License: Free access  - all rights reserved Use / Order
0.5
1 cm
facsimile
114

Carlos Di meo.

Tal como se puede leer, Beatriz Aracil Varón, asegura que el efecto que
buscaban encontrar los franciscanos era «exponer su concepción del Imperio
español»50 y es justamente allí donde reposa nuestra tesis de que la relación que
construye toda industria cultural entre emisor y receptor, no es necesariamente
de equilibrio entre ambas partes, aunque no necesariamente tampoco tenga por
qué no serlo. Hay entonces algunas huellas efectivas de este orden, en la pri-
mera parte del trabajo de Aracil Varón, que también fundamentan nuestra tesis
de que el teatro evangelizado!' fue en sumo grado una gran potencia como in-
dustria cultural y que además contribuyó a la fuente desarrolladora de un sinnú-
mero de procederes a efectos propios de sus objetivos, metas, logros y efectivi-
dad; y que siguen demostrándose con el avance de los estudios, tal como apunta
Aracil Varón; a través de «la evangelización de la población indígena por parte
de las órdenes mendicantes [que] excedió con mucho su propósito religioso»51
y tal como asevera más adelante, donde asienta toda la fuerza con que los fran-
ciscanos operaron en el marco de la conquista previo a la «instauración del vi-
rreinato»52. En este sentido Aracil Varón los clasifica a partir de dos momentos
claves en la historia de la conquista; el primero de ellos asegura sucede en la
«marcha de Hernán Cortés a las Hibueras (1524-1526) y el segundo está mar-
cado por su abierto enfrentamiento con la Primer Audiencia de la Nueva Espa-
ña (1528-1530)»53, pero ello no lo es todo; porque son precisamente estos dos
acontecimientos los que reafirman: «la activa participación en la vida social,
política y cultural de la colonia fundamental para entender una actividad dra-
mática que se convirtió en el mejor exponente de los objetivos y logros de la
empresa evangelizados»54.
Y entonces como podemos ver de la misma forma aquello que Ramella
nos anticipa y que posteriormente enumera en una serie de estrategias precisa-
mente para efectuar lo que él denomina una cultura de la transformación, con el
atenuante de estar aquí en «prcesensi» del desarrollo de técnicas expresivas que
marquen el sentido de la nueva forma cultural imperante. Así la misma Martha
Toriz en su artículo sobre el teatro novohispano del siglo XVI, afirma en tor-
no a cuál sería el objetivo que se trazaran los franciscanos para desarrollar una
profunda reafirmación y justificación de todo el proyecto ideológico que dese-
aba reafirmar el Imperio español. Parafraseando a Toriz55 a través de sus estu-
dios sobre teatro virreinal, esta asegura que los franciscanos que se habían in-

50 Varón 1998: 228.
51 Varón 1998: 220.
52 Son palabras propias de Aracil Varón. Véase en: Varón 1998: 220.
53 Varón 1998: 220-221.
54 Varón 1998: 220-221.
55 Proenza2010.
loading ...